viernes, 10 de octubre de 2014

Espera Sin Regreso







                                                                                
                                                                      
Espera sin regreso

Quisiera a veces que el tiempo pasara lento, lento, otras quisiera que avanzara a suceder si es algo que va a causar tristeza, dolor... Si van a ser momentos alegres, quisiera que las manecillas del reloj fuesen tan pesadas y tan pesadas y así disfrutar lo hermoso y bello del momento, momento pleno de alegría y regocijo ese momento sanador.
En días acostumbro a recurrir a la memoria de sabores, aromas, colores, recuerdos que viajan en pequeños torbellinos traídos por la brisa.
Son esos los momentos cuando deseo se detenga el tiempo, aunque también llegan algunos recuerdos no tan buenos a esos procuro no detenerme, imagino que todos nos sucede, pero aquellos, aquellos muy buenos son como una película de cine en donde el tiempo y el espacio parece no haber pasado.
De pronto en un instante, el menos esperado, un cambio en el viento o un rayo de sol que se aleja y un frío leve me invade o tal vez la melodía de alguna persona que pasa por la calle hace que despierte de mi letargo y regrese en tiempo al momento de hoy.  
Es cuando me levanto del sillón rápidamente busco el calendario, miro las fotos en la pared me sonrío y es entonces cuando lentamente voy despertando me doy cuenta en que año vivo, y que día es hoy.
Mis pensamientos viajan por el tiempo, van y vienen cuales rayos de luz y en acto de rebeldía mi cuerpo va recordando, y me habla en silencio, estos brazos, sin abrazar y ser abrazados, mis labios que ya sin tu calor se van secando, fieles testigos ante el universo mis manos son que abren y cierran al vacío, manos que se pierden en el recuerdo, en el espacio vacío de caricias, mi ser de tus caricias preso.
Y… no estas conmigo, pero estas, te siento en la brisa, estas en todas partes, pero no estas, en la sonrisa de un niño, en las canciones de Serrat, pero no estas.
Tal vez el doctor me diagnostique con algún trastorno bipolar o sabrá Dios porque me han dicho ya que esto que me pasa no es normal.
Así que es mejor regresar a mi letargo para no pensarte y volver a pensarte, porque duele en el alma, duele hasta mis huesos, el tiempo pasa y va sanando según dicen las heridas, sin embargo a mi los recuerdos llegan cuando menos lo imagino y me mese en el sutil letargo de la muerte en vida, en esta espera de ti, sin regreso hasta que en instante un cambio en el viento, o un rayo de sol que se aleja me invada de frío... 


Soledad Robles
Sin editar
22 de abril del 2012    


1 comentario:

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...lunas
de miel
con luz
y mi piel
del contraluz
a Navidad
con paz
y felicidad
SOLEDAD para tí...


desde mis Blogs Horas Rotas y Aula de Paz
venturoso AÑO 2013.


j.r.s.